ACEITE DE OLIVA - MERCADO


INTRODUCCION

La producción nacional de aceite de oliva se encuentra actualmente en expansión como consecuencia del aumento del consumo interno, de las sequías imperantes en los últimos años en los principales países productores y de la promoción que recibe el sector olivícola por medio del sistema de diferimiento impositivo. Aunque no se realiza la clasificación organoléptica como en los países líderes, el aceite de oliva elaborado en la Argentina es de excelente calidad. La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación lanzó, con la colaboración de organismos públicos e instituciones privadas sectoriales, el programa "OLIVA XXI" con el objetivo de mejorar la competitividad de la producción nacional.

CLASIFICACIÓN DE LOS ACEITES

  Vírgenes: se obtienen por procesos de extracción mecánicos. Los aceites resultantes contienen todas las características de la fruta original.

  Refinados: se elaboran mediante métodos químicos. El proceso de refinado permite recuperar aceites vírgenes con defectos. El producto obtenido carece de sabor, olor y su color es amarillo claro.

  Oliva puro o tipo riviera: mezcla de aceites vírgenes y refinados en proporciones variables.

El MERCADO MUNDIAL

  En la campaña 1997/98, la producción mundial de aceite de oliva fue de aproximadamente 2,5 millones de toneladas. Si bien el volumen elaborado resultó el 6% menor que en la campaña anterior, superó en un 25% al promedio de la década.
  Las estimaciones para la campaña 1998/99 señalan una reducción del 8%, dada la sequía registrada en España e Italia.
  Países como Turquía, Túnez y Siria, cuya producción se está recuperando, triplicarán en conjunto su participación en el mercado mundial para la campaña en curso.
  España, primera en el ranking mundial, alcanzó un volumen de 1,1 millones de toneladas, en 1997/98. Para la actual campaña se prevé una elaboración de 740 mil. Le sigue Italia, que también reducirá su producción de 650 mil toneladas a 500 mil.
  La Unión Europea subsidia la producción de aceite de oliva. El monto de la adición que recibieron los productores de olivo, en la campaña 1998/99, fue de U$S 2 /lt. de aceite. Los industriales se beneficiaron por la compra de aceitunas a menor precio.
  En la UE existe un "Ente Regulador" del comercio mundial del aceite de oliva. Interviene estableciendo un precio base y regulando la liberación de los stocks para evitar mayores variaciones en la cotización interna.
  A partir de noviembre de 1998, la UE eliminó los subsidios a la exportación.

LA PRODUCCIÓN NACIONAL

  La producción nacional comenzó en la década del ‘30 debido a que el comercio con España, nuestro principal abastecedor, se vio afectado por la Guerra Civil. Para asegurar el normal abastecimiento, el Gobierno Nacional tomó la iniciativa de promocionar el sector olivícola. En 1965, el país contaba con más de 4,6 millones de plantas, manejadas en forma tradicional y sin tecnologías adecuadas.
  En la década del ‘70, el aumento del consumo de aceite mezcla de girasol y maíz determinó que el mercado de aceite de oliva perdiera actividad, por lo cual se eliminaron plantaciones en forma masiva.
  Las progresivas sequías registradas en la Cuenca del Mediterráneo, los cambios en los hábitos de consumo y la promoción de la actividad nacional a partir de diferimientos impositivos han llevado a que la producción de aceite de oliva se encuentre nuevamente en expansión.
  El producto nacional es de excelente calidad, pero no es clasificado en función de sus características organolépticas, como en los principales países productores.
  Argentina es hoy el principal productor de América del Sur.
  La Ley Nº 22.021 contempla que empresas de cualquier sector puedan diferir el pago de impuestos nacionales durante un período determinado, utilizando ese monto para realizar inversiones en el sector agropecuario. En la plantación de olivos el lapso es de 14 años, después de los cuales comienza la devolución sin intereses.
  El rendimiento promedio nacional de aceituna es de 8 toneladas por hectárea, superando de esta manera a las 5/6 ton. por hectárea que alcanza la producción mundial.
  En 1998, el sector facturó cerca de 63 millones de dólares.
  Actualmente, las principales provincias productoras son Mendoza, San Juan y Córdoba.
  En los últimos años, aumentó la superficie implantada en Catamarca, La Rioja y San Juan debido al sistema de diferimiento impositivo ya mencionado. Para el futuro, se espera un lento desplazamiento de los centros productivos hacia estas provincias.
  La producción de la campaña 1997/98 se estima en 6.500 ton, el 20% menor a la anterior, por malas condiciones climáticas: viento Zonda, granizo y heladas.
  La campaña 1998/99 se calcula en 11.000 ton. Sin embargo, los bajos precios y las inciertas perspectivas de colocación en Brasil, restringieron la actual recolección de aceitunas.
  Actualmente, se proyecta la implantación de 8.000 has que no cuentan con el beneficio de aplicación de la ley.
  Si bien tradicionalmente la industria molía aceitunas de diferentes variedades, las nuevas plantaciones permitirán elaborar aceites varietales (Arvequina, Picual y Frantoio) muy cotizados en el mercado internacional.
  La disponibilidad de materia prima aún constituye un factor limitante que condiciona el volumen elaborado. La producción suele tener importantes variaciones de un año a otro debido al fenómeno de "vecería" característico del olivo.
  La industria adquiere la materia prima, principalmente, a terceros sin contratación previa. En la presente campaña, el precio de la aceituna al productor varía de 17 a 35 centavos por kilo, según la zona y la variedad.
  El sector olivícola comenzó a tecnificarse a partir de la implementación del sistema de diferimiento impositivo, tanto en el manejo del cultivo, como en el proceso industrial (Ley 22.021). En la campaña 1998/99, las primeras plantaciones se incorporaron a la producción comercial. En la provincia de Catamarca, se obtuvo un rendimiento de 35-40 Kg por planta, cosecha récord en el mundo para olivos de 4 años. Además, el aceite elaborado es de excelente calidad.
  En el siguiente cuadro se observa la superficie previa a la aplicación de la ley de diferimiento impositivo, la correspondiente a los planes aprobados y el área efectivamente implantada estimada para enero de 1999.

PROVINCIA
PREVIA
A DIFERIR
PLANTADA*
MENDOZA
ha
13.700
300
300
CÓRDOBA
ha
5.000
470
S/D
SAN JUAN
ha
4.800
13.800
6.000
LA RIOJA
ha
2.900
27.000
17.000
CATAMARCA
ha
1.400
30.000
19.000
TOTAL
ha
27.800
71.570
42.300
Fuente: Dirección Nacional de Alimentación

  La barrera sanitaria para la mosca de los frutos, vigente en la provincia de Mendoza y la región sur de San Juan, desde la campaña 1998/99, limita la industrialización de aceitunas provenientes de otras zonas del país: los camiones deben ser precintados y, en algunos casos, pagar un impuesto provincial.
  Las regiones de Aimogosta y Villa Mazán, en La Rioja, y Cruz del Eje e Ischilín, en Córdoba, presentan problemas para colocar sus materias primas debido a la barrera sanitaria de Cuyo y a los bajos precios de la aceituna.

EL CONSUMO

 
El consumo mundial alcanzó los 2,2 millones de ton, presentando un incremento del 20 % con respecto al quinquenio anterior.
  Los principales productores son también los mayores consumidores: España, Portugal, Grecia, Italia, Marruecos, Turquía, Siria y Túnez.
  España e Italia tienen un consumo per cápita del orden de los 11,5 l./hab./año y Grecia, de 14,7 l./hab./año.
  En la Argentina, en 1998, el consumo se estimó en 4.000 ton, por un valor de 36 millones de dólares. El promedio por habitante fue de 0,11 l./año, presentando una tendencia creciente.

LAS EXPORTACIONES

 
En 1998, las exportaciones argentinas alcanzaron las 7.400 toneladas, por un monto de US$ 27 millones. Este volumen superó la elaboración correspondiente a ese año debido a que se colocaron remanentes de la campaña anterior. En el período 1994-98, las exportaciones se duplicaron en volumen, en tanto que el precio unitario presentó variaciones de un año a otro, como consecuencia de la progresiva recuperación de la producción mundial.
  En 1998, las exportaciones mundiales superaron las 400.000 toneladas.
  Tradicionalmente, Brasil es el principal destino de nuestras colocaciones; supera en la actualidad el 80% del total. La crisis que está atravesando el vecino país produjo serios problemas financieros al sector industrial por la interrupción de la cadena de pagos. El hecho genera incertidumbre para el resto de 1999.
  En el último bienio, Argentina incursionó en destinos alternativos, colocando entre Estados Unidos, Japón y Unión Europea cerca del 10% de las ventas externas.

LAS IMPORTACIONES

  Las importaciones de aceite de oliva presentan tendencia creciente desde mediados de la presente década.
  A partir de julio de 1998, se estableció por un período de 2 años, un arancel compensatorio a la importación de aceite de oliva procedente de la Unión Europea: US$ 1.000/Ton para el producto fraccionado y US$ 800/Ton para el aceite a granel. Además, se declaró la obligatoriedad de presentar los certificados de origen de todos los aceites importados.
  Esta política arancelaria determinó que parte de las compras procedentes de España e Italia fueran reemplazadas por aceites turcos.
  En el último trienio, se incrementaron de 1.500 ton en 1995 a 7.500 ton en 1998. El precio CIF cayó de U$S 3.800 a U$S 2.100 /ton.

PAIS - FECHA
1997
1998
ESPAÑA
6.457
2.742
ITALIA
234
173
TURQUIA
0
4.501
OTROS
28
52
TOTAL
6.719
7.468
Fuente: Dirección de Industria Alimentaria sobre la base de datos del INDEC

LAS EMPRESAS

 
Actualmente, se registran 59 empresas en condiciones de procesar aceite de oliva y otras 5 que deberán acondicionarse.
  El sistema de diferimiento impositivo impulsó una gran afluencia de capitales extrasectoriales, fundamentalmente, de supermercados, industrias de bebidas no alcohólicas y radiodifusoras.
  La capacidad instalada es de 62.000 ton anuales, considerando una campaña de 120 días y un rendimiento del 20%.
  La alta capacidad ociosa se debe a que las plantas industriales se instalaron con miras a la incorporación a la producción comercial de las nuevas plantaciones.
  Las principales firmas productoras son: Arisco, San Juan de los Olivos, Solfrut, Oleofrut, Laur División Aceites y Refinerías Tauro
  Los principales fraccionadores son: Arisco, Titarelli, Molinos Río de la Plata y Refinerías de Maíz.
  El mercado nacional está liderado por tres marcas comerciales: Mazzola, Arisco y Lira Oliva y Cocinero Oliva.

PROGRAMA OLIVA XXI

 
En diciembre de 1998, la SAGPyA lanzó el programa "Oliva XXI", en la ciudad de Mendoza. Coordinado por la Dirección de Industria Alimentaria, cuenta con la participación del SENASA, el INAL, el INTA, el INTI y las provincias de Mendoza, San Juan, Córdoba, La Rioja y Catamarca.
  El sector privado incluye distintas organizaciones: CAPRAO (Consejo Argentino de Productores de Aceite de Oliva), Cámara Olivarera de San Juan, Cámara de Cultivos Promovidos de Catamarca, Cámara Olivarera de La Rioja y Asociación Olivícola Argentina, que representan a productores de todo el país.
  "Oliva XXI" tiene como objetivo mejorar la competitvidad de las empresas olivícolas industrializadoras de aceite y la calidad del producto, para promover su inserción en el contexto mundial y el acceso a nuevos mercados.
  Primeros acciones del programa:
1. Proyecto de actualización de la normativa vigente.
2. Elaboración del manual de buenas prácticas de manufactura
3. Solicitud de informe al Consejo Oleícola Internacional sobre ventajas y obligaciones de la Argentina, si ingresara al citado organismo.
4. Proyecto para el lanzamiento del programa "Cruz del Eje" para la recuperación de la actividad zonal.
  Propuesta a la CONAE: considerando que la denominación "aceite puro¨ induce a confusiones por parte del consumidor, se plantea la eliminación de la misma y su reemplazo por ¨aceite de oliva¨.


Fincas productoras

Variedad de aceitunas

Mercado

Aceite de oliva
:: diseño web ::